Permiso de Investigación La Hoja


INTRODUCCIÓN

Permiso de Investigación la Hoja

demarcacion-la-hojaEl área de interés que cubre el Permiso de Investigación (P.I.) está situada en la provincia de Cáceres (Comunidad de Extremadura), a 48 km al Sureste de Cáceres
capital y a 4,5 km kilómetros al Noreste de Alcuéscar. El P.I. está situado en los Términos Municipales de Alcuéscar, Montánchez y Arroyomolinos, comprende un total de 36 Cuadrículas Mineras y ha sido designado con el nombre de “LA HOJA”.

El extremo NE del Permiso está situado a 1,5 Km al Oeste de la población de Montánchez, y el acceso al mismo es por la Autovía Ruta de La Plata (A-66) hasta el
Cruce de Las Herrerías, y después por la carretera EX-382, a 4,5 km al Noreste de la localidad de Alcuéscar

El P.I. “LA HOJA” está situado entre las Hojas nº 729 (Alcuéscar) y 730 (Montánchez) del Mapa Topográfico Nacional, a escala 1:50.000, ). El área del P.I. rodea la antigua mina de estaño de “La Hoja” y los indicios minerales del SO del Plutón de Montánchez, y está situada totalmente en terreno granítico utilizado principalmente para cuidado de animales.

CARACTERÍSTICAS GEOLÓGICAS

Permiso de Investigación la Hoja

El principal interés del área del P.I “LA HOJA” es el estudio de la mineralización de casiterita de la antigua mina y su posible extensión lateral y en profundidad. Igualmente, en el modelo teórico del yacimiento, que se presenta en el apartado 7.1- de esta memoria, se enfatiza que la mineralización de Sn-W está aprovechando una red de filones y venas de orientación principal NE-SO, a favor de una zona de cizalla y su origen está en relación con una lámina de leucogranitos relacionada con una posible cúpula granítica que está intruyendo en el complejo granítico de Montánchez-Albalá.
Este es un modelo teórico de gran interés para la prospectividad de la zona.

Por otra parte es posible que haya mineralizaciones de W-Ta-Nb acompañantes que pueden tener gran interés en la paragénesis y asociación mineral del yacimiento y que actualmente se contemplan como minerales estratégicos dentro de la UE. http://ec.europa.eu/enterprise/policies/rawmaterials/documents/index_en.htmU

La mineralización de casiterita, objeto de la antigua explotación, se presenta en una red de filones tipo “sheeted veins” y no se conoce que se haya realizado ninguna investigación de partida. No obstante, el equipo técnico analizará minuciosamente la posible información existente, tanto en el Instituto Geológico y Minero de España, como en la Dirección General de Minas de la Junta de Extremadura. Por consiguiente, el potencial minero de la zona todavía es desconocido, ya que no se han realizado investigaciones previas ni siquiera de tipo infraestructural.

Se considera que el área que cubre el P.I. reúne condiciones para llevar a cabo un programa detallado de exploración, que se describe en el apartado 9- de este proyecto de Investigación. La empresa COPROMI, S.L. está en condiciones de invertir en la exploración minera de la zona, para determinar si el área realmente tiene un potencial minero en estaño y otros minerales acompañantes (W, Ta, Nb) susceptible de ser económicamente explotable.

Desde un punto de vista geológico, el área del P.I. está situada en la Zona Centroibérica (ZCI) del Macizo Hespérico o Varisco (Figura 4), la cual representa la zona interna del Cinturón Orogénico Varisco Europeo. En la ZCI predomina una secuencia metamórfica de pizarras y grauvacas depositadas en el Neoproterozoico-Cámbrico inferior (Alogrupo Domo Extremeño, o Complejo Esquisto-Grauváquico -CEG-), fuertemente deformada por la Orogenia Varisca. El CEG aparece al sur del área del P.I. y fuera de la misma.

Una característica muy importante de la ZCI es la presencia de numerosos batolitos y stocks graníticos intruidos entre 352-300 Ma, durante y después de la Orogenia Varisca.

Estos intrusivos graníticos suelen llevar asociados mineralizaciones de estaño y wolframio y (±Ta-Nb-Li) acompañantes. En general, la mineralización se presenta en redes de venas (sheeted veins), en filones individuales, en stockworks, y como diseminaciones en cúpulas o en zonas apicales de granitos diferenciados y metalogenéticamente especializados. La mineralización también se presenta en redes de venas y stockworks en las rocas metamórficas encajantes en situación extrabatolítica y también intrabatolítica, como es el caso de la mineralización de La Hoja, situada en el límite entre los stocks graníticos de Montánchez y Alcuéscar en la denominada Banda de Cizalla de Montánchez (Gumiel y Campos, 2002; Gumiel et al., 2002).

En primer lugar, se resalta la importancia, desde el punto de vista metalogénico, de la Banda de Cizalla de Montánchez (en adelante BCM), en donde existen varios conjuntos de venas mineralizadas asociadas a estructuras relacionadas con dicha zona de deformación (Figura 5). Posteriormente, se resumen las principales características petrológicas y geoquímicas de los granitoides encajantes de las mineralizaciones de Sn-W que existen en el área del P.I.

Las mineralizaciones e indicios de Sn-W ocupan estructuras de segundo orden relacionadas con la BCM y están situadas en relación espacial con dicha zona de
deformación. En algunos estudios previos se apunta la posible relación existente entre las mineralizaciones y la banda de cizalla, aportándose datos geoquímicos de los granitoides (Gumiel y Campos, 1993). También hay trabajos específicos que analizan la geometría fractal y organización de estos conjuntos de venas (Gumiel et al., 1995; 1996).
Son numerosos los ejemplos de mineralizaciones de estaño-wolframio en la Comunidad Autónoma de Extremadura, y no lejos del área del P.I., destaca la antigua
mina del Trasquilón asociada a una cúpula granítica aflorante (Gumiel 1981, 1984; González-Aguado y Gumiel, 1984 y Mapa Metalogenético de Extremadura 2007).
El mapa geológico de la zona (Figura 6 y Figura 7) muestra que la totalidad del área del P.I. está situada en el Complejo Plutónico de Albalá y Montánchez, quedando las rocas metamórficas del CEG al sur y fuera de la zona del P.I.

La BCM es una amplia banda de deformación, que se reconoce bien en el granito de Montánchez por la presencia de una fábrica muy marcada de planos C/S definidos por la orientación planar de los filosilicatos, y por la formación de fracturas tempranas de orientación N20ºE y N170ºE respectivamente cuya cinemática es dextra (Figura 5). Su prolongación fuera del granito en el encajante, es difícil de reconocer en el campo por el tipo de rocas que se encuentran (pizarras y grauvacas del CEG, de edad Proterozoico superior/Cámbrico inferior).

En el área de estudio, los materiales del CEG, que son los más antiguos de la zona, afloran al sur y fuera del área del P.I. (Figura 7). Corresponden al denominado Alogrupo Domo Extremeño, y en líneas generales, se trata de una potente serie
turbidítica (más de 2.000 m de espesor) con características flyschoides (Quesada, 1991), de carácter monótono, formada principalmente por pizarras y grauvacas dispuestas de forma rítmica o en potentes tramos, en la que ocasionalmente aparecen
niveles de conglomerados.

Los materiales paleozoicos son discordantes sobre el CEG y ocupan estrechos sinclinales de dirección general ONO-ESE (como por ejemplo, el Sinclinal de Cáceres y el de la Sierra de San Pedro, Figura 5), estructuras que aparecen separadas por amplios antiformes donde aflora el sustrato precámbrico y los granitoides Variscos.

El Ordovícico Inferior se sitúa en discordancia angular sobre los materiales del Precámbrico, es de carácter marcadamente transgresivo y presenta numerosas unidades arenosas, entre las cuales destaca la Cuarcita Armoricana, que constituye un
buen horizonte cartográfico con potencias variables, desde los 6 hasta los 30 metros en la Sierra de San Pedro. Corresponde a una ortocuarcita blanca muy recristalizada, con intercalaciones de cuarzo-arenitas y un desarrollo notable de venas de cuarzo. La edad más probable es Arenig.

Los materiales más modernos son los de la cobertera Terciaria y los depósitos cuaternarios que se sitúan principalmente al Sur de la zona del P.I. conformando los rellenos de la cuenca del Guadiana.


EL COMPLEJO INTRUSIVO DE ALBALÁ-MONTÁNCHEZ

Permiso de Investigación la Hoja

Este complejo está constituido por dos intrusivos; el de Albalá-Alcuéscar y el de Montánchez. El Granito de Albalá presenta una forma elongada en cartografía, con su eje mayor orientado en dirección NNO-SSE (Figura 5 y Figura 6). Ha sido objeto de numerosos estudios, entre los que destacan, en los aspectos petrológicos (Corretge 1971, 1972), petrológico-estructurales (Castro 1984, 1986), geoquímicos de carácter general (Bea et al. 1987) o metalogénicos de tipo general (Penha 1973, Gumiel 1984, Arribas et al., 1987, Gumiel y Arribas 1990), con respecto a la metalogenia y distribución del U y Th en el granito de Montánchez, hay que señalar los trabajos de Reguilón y Arribas (1989), y a las mineralizaciones de Sn y W situadas en la proximidades, los trabajos de Gumiel y Pineda (1981), Gumiel et al. (1995), Gumiel y Campos (2002). Hay que destacar también el mapa geológico y minero del Sector Central de Extremadura, a escala 1: 100.000, (JUNTA DE EXTREMADURA, 1987) en el que quedan reflejados los yacimientos e indicios minerales de la zona.

También se han realizado dataciones absolutas que arrojan una edad de 313±10 M.a. (Penha 1973, y Penha y Arribas 1974) para estos granitoides.

Posteriormente, Gumiel et al., (2002) realizan un análisis de la deformación en la Banda de Cizalla de Montánchez (BCM) mediante el estudio de las venas mineralizadas, que supone un avance en el conocimiento del control estructural de las mineralizaciones de la zona (Figura 5).

Gumiel y Campos (1993) realizan una cartografía de detalle de los granitoides del área de Albalá y Montánchez, junto con estudios petrológicos y geoquímicos de caracterización de las diferentes unidades graníticas. El estudio geoquímico de facies se realizó en base a Elementos Mayores, Trazas y Tierras Raras, contribuyendo así al conocimiento de la evolución geoquímica de las rocas magmáticas y poniendo de manifiesto las relaciones existentes entre determinadas facies de leucogranitos y las mineralizaciones de Sn, W. Según estos autores y con una disposición zonal, los plutones de Albalá y Montánchez muestran la siguiente distribución de facies:

  • Las facies centrales están ocupadas por monzogranitos biotíticos de grano medio a fino en el caso de Albalá, y granitos moscovíticos de grano medio en el caso de Montánchez, ambos granitoides son calcoalcalinos de tendencia alcalina. Así mismo, se encuentran monzogranitos de dos micas ocupando la parte central y parcialmente los bordes en Albalá, y la facies del borde oriental del granito de Montánchez.
  •  

  • En el Plutón de Albalá se diferencia una facies de borde de granitos porfídicos biotíticos, con cantidades variables de granate y cordierita, en la que se reconocen varias orientaciones de flujo en los feldespatos.
  •  

  • Granitoides de afinidad cuarzodiorítica (granodioritas y tonalitas biotíticas) que se presentan en pequeños cuerpos aislados, entre los Stocks de Albalá y Montánchez.
  •  

  • Facies de leucogranitos. Los leucogranitos se presentan hacia los bordes de los cuerpos intrusivos (al Norte y Oeste del Plutón de Montánchez), o en forma de láminas y diques. La unidad principal de leucogranitos está situada entre ambos intrusivos. Estos leucogranitos suelen aparecer cerca de los techos de los plutones, en zonas apicales, o en aureolas marginales y llevan asociado un cortejo de diques de aplitas y pegmatitas que en el caso de Albalá y Montánchez tienen direcciones preferentes NE-SO (N40º-60ºE). Generalmente, con estos diques se asocian las mineralizaciones (Sn, W, P y U) de la zona.


CARACTERIZACIÓN PETROLÓGICA Y GEOQUÍMICA

Permiso de Investigación la Hoja

Las principales manifestaciones de rocas ígneas que afloran en el área intruyeron en el Ciclo Varisco, entre el Devónico Superior y el Pérmico Inferior, y se han subdividido esquemáticamente en dos tipos (Mapa Geológico y Minero del Sector Central de Extremadura a escala 1:100.000 (JUNTA DE EXTREMADURA, 1987):

Granitoides de afinidad diorítica o cuarzodiorítica. Están constituidos por granodioritas biotíticas y tonalitas biotíticas que son las facies mayoritarias en el Complejo plutónico de Zarza-Ruanes-Santa Cruz-Zorita (Figura 5). Son rocas de grano medio a fino, y en ocasiones muestran gran abundancia de xenolitos y
restitas. Las granodioritas biotíticas tienen menor desarrollo en los plutones de Albalá y Montánchez. Petrográficamente están constituidas por cuarzo,
plagioclasa, feldespato potásico en menor cantidad, biotita abundante y hornblenda accesoria.

Granitoides calcoalcalinos de tendencia alumínica. Están constituidos por granitos de dos micas, granitos biotíticos porfídicos, monzogranitos, granitos moscovíticos y leucogranitos moscovíticos, o de dos micas. Todos están bien representados en los batolitos y stocks que forman el complejo plutónico de Albalá y Montánchez.

En la cartografía de detalle de los granitoides de Albalá y Montánchez se han encontrado varias unidades magmáticas que han sido caracterizadas petrográfica y geoquímicamente. Dentro del complejo plutónico se han diferenciado, desde granodioritas, tonalitas y monzogranitos, hasta granitos y leucogranitos

La distribución de rocas magmáticas sigue a grandes rasgos una zonación centrípeta.

Los granitoides de afinidad cuarzodiorítica son granodioritas y tonalitas biotíticas que se presentan en pequeños cuerpos aislados entre los stocks de Albalá y Montánchez, al que rodean por el Sur y el Este, donde ya pertenecen al stock de Zarza de Montánchez.
Desde el punto de vista petrográfico, son granodioritas y tonalitas biotíticas, estas últimas con abundante apatito, incluido principalmente en biotitas y circones. La
turmalina es otro mineral accesorio que tiene importancia en estas rocas.

Con esa disposición centrípeta, los stocks de Albalá y Montánchez muestran facies centrales de granitos de dos micas y biotíticos, de grano medio a fino. En esencia, están constituidos por cuarzo, feldespato potásico, plagioclasa y micas, con turmalina y apatito como minerales accesorios más importantes, junto con circón e ilmenita. En todos ellos se encuentran como minerales secundarios, moscovita, clorita y sericita, siendo frecuente, sobre todo en los monzogranitos y en los granitos de dos micas, los procesos de potasificación de plagioclasas y moscovitización tardía de plagioclasas y biotitas.

Aunque los contactos entre unidades magmáticas son graduales, principalmente en el stock de Albalá se diferencia un borde de granitos porfídicos biotíticos, en el que se reconocen varias orientaciones de flujo en los feldespatos. Los fenocristales de feldespato potásico muestran una distribución heterogénea, lo que
hace que la textura sea porfídica de forma sectorial. Turmalina y apatito son también los accesorios más importantes de esta facies y ocasionalmente, se encuentran
andalucitas y cordieritas, junto con granates.

Leucogranitos moscovíticos. Estos leucogranitos se presentan generalmente en las aureolas más externas de los cuerpos intrusivos (por ejemplo, en Albalá) o en forma de láminas. La unidad principal de leucogranitos está situada entre los stocks de Albalá y Montánchez (Figura 6 y Figura 7). Estos cuerpos suelen aparecer cerca de los techos de los plutones, en zonas apicales (cúpulas), o en aureolas marginales y llevan asociados cortejos de diques de aplitas y pegmatitas, que en el caso de Albalá-Montánchez tienen direcciones preferentes NE-SO (N40º-60ºE).

Generalmente, con estos diques se asocian las mineralizaciones de casiterita, wolframita, apatito y uranio de la zona. Se trata en su mayoría de leucogranitos moscovíticos con plagioclasas albíticas (An10), y más raros leucogranitos de dos micas. La turmalina es también el mineral accesorio más importante.

En base a la caracterización geoquímica de los granitoides y a las tendencias evolutivas observadas, desde los términos menos evolucionados (granodioritas, tonalitas) hasta los leucogranitos moscovíticos, éstos se interpretan como el resultado de procesos de diferenciación magmática. Desde un punto de vista metalogénico, los leucogranitos moscovíticos presentan características mineralógicas y geoquímicas que permiten asignarles un carácter fértil, siendo con ellos, con los que normalmente se asocian las mineralizaciones de Sn y W.


CARACTERÍSTICAS METALOGENÉTICAS DEL YACIMIENTO DE LA HOJA

Permiso de Investigación la Hoja

La mina de La Hoja está situada en la parte occidental del área que comprende el P.I. y fue una de las principales explotaciones de estaño de la zona, hasta su cierre en los años 1988-1989 debido a las condiciones de mercado.

La descripción de las características del yacimiento de La Hoja se basa en los trabajos de Gumiel (1981, 1984) y en el Mapa Metalogenético de Extremadura a escala 1: 250,000 publicado en el año 2007 por la JUNTA DE EXTREMADURA.

La mineralización de estaño de la Hoja, que se explotó en zanjas y en galerías, se presenta en una red de filoniana constituida por un haz de venas intragranítico
(sheeted veins, Foto 1 y Foto 2) que se desarrolla a favor de fallas de extensión, de orientaciones principales NE-SO (comprendidas entre N10º-20ºE y N40º-60ºE), en una zona de cizalla regional de orientación aproximada N-S y cinemática dextra (la BCM,
Figura 5). Estos sistemas de fallas actuaron como canales que sirvieron para el emplazamiento de los fluidos hidrotermales mineralizadores que dieron lugar a los sistemas filonianos mineralizados.

Se observan enriquecimientos locales en casiterita (Foto 3) y wolframita (Foto 4), con (± tantalita) Foto 2 y sulfuros en las zonas de intersecciones de las venas y también en estructuras “pull-apart” y en zonas de dilatación entre grupos de venas.

Los filones generalmente son subverticales y tienen potencias comprendidas entre 0,5 cm y 50 cm (Foto 2). Es frecuente observar que la casiterita, junto con micas blancas
(moscovitas), se dispone hacia los bordes de los filones, aunque también hay casiterita y wolframita en asociación con micas en los granitos encajantes.

La paragénesis y asociación mineralógica del yacimiento está constituida por casiterita como mineral principal, wolframita, arsenopirita y pirita, en ganga de cuarzo,
moscovita y apatito (Gumiel, 1984).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR